Paraguay profundo: Yabebyry, el pueblo de las dos Iglesias


A 288 kilómetros al Sur de Asunción, Yabebyry es un antiguo pueblo del departamento de Misiones, fundado en 1790, cuando era Gobernador de Paraguay el español Joaquín Alós y Bru, época en que se inició la construcción de la iglesia.
Fue el mismo edificio que conoció y admiró el entonces joven coronel Francisco Solano López, alrededor de 1845, cuando llegó en misión militar para establecer un destacamento de defensa en la región de frontera con la Argentina, en la zona de Potrero Fortuna, a orillas del río Paraná.

Según la tradición oral, esa fue la oportunidad en que Francisco Solano conoció a quien sería su amor juvenil, Juanita Pesoa, quien residía con su familia en el lugar hoy conocido como Pesoa Cué. El entonces coronel visitó varias veces con su amada la iglesia de Yabebyry y tuvo el gesto de donar una imagen tallada de San Francisco Solano, que acabó dando su nombre a la parroquia.

El templo -que llegó a ser visitado y admirado por ilustres personalidades, como el escritor y periodista Rafael Barrett-, estaba sumido en el abandono en los últimos años, ante la desidia de las autoridades nacionales y de los organismos encargados de rescatar el patrimonio histórico, que ante los reiterados pedidos de los pobladores, alegaban que no había rubros para emprender su recuperación.

Hasta los años 70, la imagen del santo donado por el Mariscal López se mantuvo como una apreciada reliquia en el antiguo altar, pero ante el avanzado deterioro del histórico edificio, se tuvo que construir una nueva iglesia junto a la antigua, a donde fue mudado San Francisco Solano.
El viejo templo también fue visitado y apreciado por el célebre periodista, escritor y luchador anarquista español, Rafael Barrett, quien permaneció como ilustre huésped clandestino en la estancia Laguna Porá, de su cuñado Alejandro Audivert, en las afueras de Yabebyry, cuando su principal enemigo político, el coronel Albino Jara, creía que estaba exiliado en Argentina.
Desde marzo de 1909 hasta febrero de 1910, Barrett permaneció escondido en Yabebyry, donde escribió gran parte de su obra El dolor paraguayo, y los relatos de los pobladores de entonces, transmitidos de generación en generación en forma oral, lo recuerdan dando paseos por el pueblo y admirando la arquitectura de la antigua Iglesia.
Escenario de importantes sucesos de la historia del Paraguay, la población de Yabebyry lleva más de dos siglos de soledad y aislamiento, que perdura hasta la fecha, por la falta de caminos y obras de desarrollo en la región. Una situación de abandono que ahora se ha hecho aún mucho más patente con el lamentable derrumbe de su vieja e histórica iglesia.



Recomiendan visitar su arroyo de arenas blancas!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...